sabato 6 febbraio 2010

1984-ARISTIDES UREÑA RAMOS - Changmarín - Aristides Ureña Ramos- El ballet del cabrón

1984 - Carlos Fco. Changmarín - Aristides Ureña Ramos
-EL BALLET DEL CABRON-


Las famosas cartas a Tula
Por: Carlos Francisco Changmarín / Aristides Ureña Ramos

Hablando de Europa, le digo que estuve en SANTIAGO y pude gozar de un grupo de pinturas de ARISTIDES UREÑA RAMOS, quien estudió en Italia y ahora vive en Florencia... Pues las pinturas son tremendas, con gran mensaje, color y técnica moderna.

Este muchacho, a diferencia de otros artistas provinentes del hondó del pueblo, de humilde familia, no se deslumbró por el arte achatado y pueril de corrientes formalista europeas... no vino alienado con pinturillas abstractas que no son sino copias superficiales de lo peor de Europa; sino que tomó la técnica para verter lo más esencial de la cultura latinoamericana y nacional.



Lo importante es que esta exposición permanente de la pintura de ARISTIDES está en la CASA SINDICAL de Veraguas, lo que de por sí es un mensaje. Y además me contaron en MONTIJO, de donde proviene la familia Ureña, aunque el pintor es UREÑA RAMOS (nieto de Samuel RAMOS, otro gran artista), pues, me dijeron que el muchacho también hace sus incursiones en el canto, cuentos y composición musical: NIETO DE GATO COME RATÓN.
(Las cartas a Tula por CHANGMARÍN/ CRÍTICA 22/NOV 1983)

1983- Algunos artículos publicados en Panamá sobre “El ballet del Cabrón”.

Adriano Herrebarría publicó un artículo el 15 de mayo del 1983 sobre EL BALLET DEL CABRÓN en el diario LA REPÚBLICA, en la sección ARTE Y BELLEZA a cargo de MARGARITA SEVILLANO. Adriano Herrebarría presentó la exposición de Aristides de la siguiente manera:




A ARISTIDES UREÑA RAMOS lo define ese noble afán por un fecundo peregrinaje en pos de su realización definitiva como profesional cimero de las Artes Plásticas, no solo en Panamá, sino en el espacio-tiempo del universo actual.
De allí que siempre nos hemos explicado ese permanente trajinar desde Santiago hacia todos los puntos de la República en su primera juventud y de Panamá hacia Europa y otros confines del planeta, en su búsqueda consciente de los instrumentos para lograr un puesto excepcional entre los grandes, obtenido dicho lugar en buena lid y sin falsas plataformas publicitarias, inoculadas por la fama y el dinero logrado a cualquier precio, aunque sea moneda válida para ellos.
ARISTIDES se encuentra ahora mismo en Florencia, Italia, desde esa ciudad maravillosa y eterna se proyecta con sus obras y sus periplos de hombre y artista por todos los sitios de Europa, absorbiendo y sumando a su interioridad profesional la esencia de todo lo que atesora la anciana Europa en sus museos, galerías de Artes, y experiencias para enriquecer su espíritu y su sapiencia.
Adriano Herrerabarría
15 de mayo de 1983.

La página continua con la inserción de fragmentos de la crítica autorizada de Italia, de Alvaro Spagnesi, sobre la exposición.
Fueron muchos los comentarios críticos publicados sobre este evento, entre los cuales podemos destacar los de Álvaro Menéndez Franco, Carlos Francisco Changmarín, Agustín del Rosario, Ramón Oviedo, Liz Camazón, Carmen Alemán, Bertalicia Peralta y José Franco... más adelante publicaremos algunos de ellos.

Aristides, en un escrito nos aclara algunos momentos de este periodo y las dificultades que encontró, por eso creemos importante dar a conocer algunos de estos:


“... el abandonar por completo mi producción pictórica en ÓLEOS y sobre canvas (lienzo), significaba ser coherente con una actitud seria y comprometida, al mismo tiempo mis trabajos NO entraban en una lógica COMERCIAL, eso significaba para mí una menor entrada económica...”.
“... la comercialización, sobre todo la panameña, no estaba preparada a comprar obras en Papel, en telas de sedas y toda mi experimentación artística estaba ejecutada en esas técnicas- TÉCNICAS que muchos sostenían que eran obsoletas y no duraderas en el tiempo, por eso fui atacado fuertemente por algunos ambientes comerciales panameños, y tuve que esquivar muchas provocaciones al respecto, decidiendo promover la obra a través de instituciones privadas y gubernamentales...”, (Ommisiones)/ (A. Ureña Ramos, Escritos 1983).

Otra preocupación del artista para ese entonces era el querer explicar el contenido de sus propuestas artísticas, es así que continua en su escrito:
“... Alvaro Spagnesi era un coetáneo amigo y habíamos recorrido muchos momentos juntos, él había captado la portada de mis enunciados, y lo demostró con su escrito de presentación en EL BALLET DEL CABRÓN, a tal punto que hasta la llegada del nuevo Ciclo BARROCOCONUANCE’S todas las evaluciones por las cuales se filtraba la manera de ver e interpretar mi obra cogían como guía su escrito- con la única diferencia de la profunda visión de nuevo hombre de Agustín del Rosario...”.


"... me siento postradamente diferente a ese gran sentir creativo que componen las obras y ensayos de intelectuales panameños como José Franco, Menéndez Franco, Chico Changmarín, Roberto McKay, Agustín del Rosario, Oviero, del cual soy fanático devorador de sus obras, humilde intérprete de sus ansias comunicativas, de temer que el patrimonio educativo y creativo de nuestros mejores creadores pueda pasar desapercibido para los demas...".

Aristides mantiene costante comunicación con estos intelectuales y deja aquí testimonio de esos pasajes, como también son numerosos los intercambios con Mario Calvi, Julio Zachrison y Ciro Oduber (Cartas y e-mail en Archivo, A. Ureña Ramos en Florencia - italia).

“... mi claro objetivo, que cada día me parecía más frenético, era individulizar el Modo de concebir las Artes, a través de una REFORMA, que introduciendo LAS TRADICIONES, no perdiera la brillantes innovativa que hace grande su misma invención...”, (A.Ureña Ramos. Escritos 1983).


1984-“El ballet del cabrón” en Panamá
"Reformar introduciendo las tradiciones en un mundo innovador"

Caja de Ahorros de Paitilla, 13-4-1984


Aristides presentó este Ciclo Pictórico en Panamá, en la sede de exposiciones de la Caja de Ahorros de Paitilla, el 13 de abril de 1984. La presentación crítica de Alvaro Spagnesi fue parte del catálogo. Aristides enriquece la exposición panameña con nuevos elementos pictóricos. Es importante comprender estos cambios, porque estos lo llevarán a crear dentro del Ciclo pictórico EL BALLET DEL CABRÓN una nueva “Serie”, que llevará el nombre de NUEVO MUNDO.
Lo curioso de estas variaciones reside en que nos da a conocer cómo Aristides entiende su actividad artística, porque toma como referencia inicial un Ciclo -entendido como trabajos que hacen parte de un cierto lapso, demarcados por él mismo con años de trabajo: -Ejm.: El Ballet del Cabrón, 1980-84-, para meter dentros de este los cambios o variantes que llamará: “SERIES”. Estas series serán siempre pertinentes al tema dado al Ciclo. (“Nuevo Mundo” será una Serie -1984- de “El Ballet del Cabrón”).

Para comprender mejor las motivaciones que llevan a Aristides a crear estas modificaciones nos hemos dirigido a él, y de sus aclaraciones y apuntess aclara a priore esta serie... dice Aristides:

“... trataba de recoger iconográficamente una secuencia de conceptos que me llevaran a motivar mis ENUNCIADOS, corría el riesgo de que El Ballet del Cabrón NO fuera comprendido en su parte Evocativa, Testimonial y Documentativa en mi exposición de Panamá, las variaciones que hice están todas resumidas en unas pocas líneas, que creo aclaran el punto de vista del Nuevo Mundo, entendidas como mis experiencias utópicas por afirmar un hipotético mundo nuevo...”. -El escrito en cuestión es el siguiente y será publicado dentro del catálogo “NUEVO MUNDO” de Panamá. Cuando los primeros cronistas y misioneros pisaron tierras americanas abrieron una ventana fantástica de narración -imágenes e historias pasaban filtradas por concepciones humanísticas y renascimentales de la época- la realidad de aquel nuevo mundo era interpretada de aquel modo, mandándonos una manera aproximativa de la misma realidad”.Aristides Ureña Ramos

Es claro que a Aristides le interesa en su “evocar lo antiguo” los mecanismo que mueven las motivaciones de fondo.
Un artículo de prensa de Agustín del Rosario sobre esta exposición nos brinda la oportunidad de aclarar esta serie pictórica.

Nuevo Mundo
Por: Agustín del Rosario
Publicado en El Matutino
Columna “De parte interesada”
Viernes, 13 de abril 1984 .

Ese es el título de la muestra pictórica de Aristides Ureña Ramos, que, desde el día de hoy, expondrá la Caja de Ahorros de Paitilla, de manera continua hasta el 13 de mayo. La oportunidad, curiosamente, señala los diez años de la última individual suya (en 1974 en la galeria DEXA) en nuestro medio y permitiría, en caso de hoy, evaluar el crecimiento de un joven creador panameño, radicado en Europa, pero, como él mismo señala, con profundas raíces dentro de nuestro país y dentro de nuestra América. El título de la muestra “Nuevo Mundo” es ejemplo de ello: Ureña Ramos devuelve la mirada al continente, no solamente a lo largo de las cosas que recuerda de él, sino también incorporando a esta memoria situaciones y visiones que en Europa también han llenado su vida y se integran como evocaciones.
Así, este “Nuevo Mundo” es como una particular ilusión de encuentro entre las cosas como “fueron” y las cosas como “son”, creándonos al paso un producto de observación, en este caso veinte obras realizadas en técnicas mixtas, que sorprende por su frescura, por su inventiva y especialmente por esa capacidad de dejarnos en el ánimo muchas más sensaciones de las que pensaríamos en un primer momento.
Inscritos dentro de la mejor línea experimental que hayamos visto en un pintor panameño en estos últimos años, los trabajos de Ureña Ramos implicarían para muchos de nuestros creadores una revisión de principios y de valores. Pese a sus escasos años, este creador veragüense cuetionaría en el ánimo de aquellos, la realización de un arte que es autónomo sin caer en la folklorización, sino que, curiosamente, lo es, al retomar elementos que podríamos mencionar como cosmopolitas, pero que él incorpora dentro de ciertos pasajes o de ciertos temas, diríamos, ancestrales y telúricos. Cuando uno piensa y entiende que muchos de sus contemporáneos aquí se dedican aún a un elemental arte de recreación, cuando no, a continuar con la preocupación del color como principio y fin de la pintura, sin abrir otras posibilidades a este tipo de arte, es cuando uno valorizaría mejor el aporte de ARISTIDES desde Italia –en donde radica- a nuestra pintura panameña joven. Y no es casual, pensamos que en sus trabajos, se denote la apertura que encontraríamos, por ejemplo en el caso de Julio Zachrison o bien en las últimas producciones que recordamos de Brooke Alfaro: como estos dos, ARISTIDES, se inscribe definitivamente dentro de una búsqueda de nuevas posibilidades dentro de la acepción de lo que es una nueva pintura para quien la observa.

En su caso particular, es evidente, la permanencia de elementos precolombinos juntos a una visión contemporanizante de la vida y de las realciones humanas, dentro de ella. Quizá por ello, en cada uno de estos trabajos está presente ese mismo signo de lo que tuvo que implicar para él, en Europa, el recordatorio y la captura de cosas que ya conocían una plena realidad de existencia con anterioridad al encuentro de cultura en nuestra América. Precisamente de esta eclosión surge este “Nuevo Mundo” suyo: irónicamente, nuevo tal y como los europeos pensaron que lo éramos nosotros, hace ya casi cinco siglos. Quizá por ello también, la manera como se arma esta técnica mixta en donde confluye dibujos, tintas, acuarelas, ilustraciones, con la conciencia de todo lo que hemos recibido luego de esta conquista pasada y que, queramos o no, se integra también ahora dentro de nuestra forma de ser actual.
De la manera que sea, es obligante la observación de esta muestra, desde ya una de las mejores que se haya brindado en nuestro medio a lo largo de 1984 y una que obligaría también a rastrear con interés la producción siguiente de este creador que, pensamos, solamente necesitaría el tiempo a su favor para entregarnos un arte cada vez más y más completo.
Agustín del Rosario
13 de abril de 1984.

1984 - José Franco presenta al compatriota y deja unas cortas líneas en su columna “Línea de Fuego”.

El ballet del Cabrón
Autore: José Franco
Publicado en Crítica
Domingo 15 de abril de 1984.

La rebeldía y al arte le brotan al pintor ARISTIDES UREÑA RAMOS por todos los costados. Y tenía que ser así por ser hijo de Aristides Ureña Atencio y Xenia Ramos Valdés, montijano uno y santiagueña la otra, pero sobre todo descendiente de artistas y cholos matreros, esa sinfonía espitual que se da plena en el carácter del veragüense.

Al Pintor Ureña Ramos lo conocimos cuando ni siquiera trepaba la juventud. Siendo un adoloscente había pintado un mural sobre “Panamá Defendida” y nos tocó, junto a su padre, darle consejos en su primera partida a Italia. Desde entonces captamos en el joven artista su fuerza creadora y muy original, al mismo tiempo que lo consideramos uno de los pintores mejor dotados de los últimos años en Panamá, como estoy seguro lo demostrará el tiempo.
Cuando recibí la invitación de Chan Quirós por intermedio de la muy querida compañera de labores Liz Camazón y me enteré de que se trataba del talentoso nieto de Samuel Ramos, artista completo de Santiago; me decidí a asistir a la espléndida mesa que le brindó la Caja de Ahorros. Y hablando de esta Institución, no hay quien no reconozca en los mil viricuetos que interviene siempre a favor de la cultura panameña.
Pero hablemos de EL BALLET DEL CABRÓN. Se trata de una serie de trabajos gráfico-pictóricos, que se hunden en la fusión de la mitología indígena-africana, que es parte de nuestra cultura. En la tradición oral, “El Cabrón” es el “chivato”, lo misterioso, esa cosmología que anda por nuestros orígenes y que mucho tiene que ver con lo fantasmagórico y lo religioso, con lo ritual, sobre todo. “El Cabrón” es un símbolo autóctono que rasga el puñal del más evolucionado folklore. Es en literatura lo que inaguró Juan Rulfo y luego García Márquez, que para muchos se llama el “realismo mágico”.
Sea como fuera, lo importante en estas líneas es que estamos ante un gran pintor y este advenimiento hay que saludarlo con júbilo.
José Franco
15/4 /1984

1984 - Aristides Ureña Ramos:
Un pintor en Florencia
Por: Ramón Oviero
La Prensa / Viernes 13 de abril de 1984.

En días pasado, la Caja de Ahorros reunió a un grupo de personas vinculadas a los quehaceres culturales, literarios y pictóricos, para que apreciáramos la obra de un joven veragüense actualmente radicado en Florencia, Italia, donde viene realizando un gran trabajo creativo. Este joven es ARISTIDES UREÑA RAMOS, quien, según dijo allí el poeta José Franco, cuando era aún adolescente, realizó un admirable lienzo sobre la conocida obra “Panamá Defendida”.
Ahora, muchos de los que allí estuvimos, pudimos admirar un trabajo artístico de altísima calidad en cuanto al manejo de las técnicas y de las corrientes pictóricas modernas, en una conjunción que no solo resume siglos de cultura indígena y negroide de nuestro continente, sino que ha incorporado el legado de la cultura europea, una de nuestra tres raíces.

El mundo plástico de ARISTIDES, es un mundo rico en concepciones, en mitos, un mundo que no por poético está alejado de la realidad, sino todo lo contrario.
La realidad de nuestra historia lo ha nutrido de tal forma que ha sabido, con cierta sabiduría extraña en un joven que aún no llega a treinta años, darle una dimensión que rebasa lo anecdótico, lo puramente factual, para concentrarse en un lenguaje más amplio, más universal. Y a este MUNDO ha llegado a través del estudio, de la investigación, de ese querer buscar nuestras raíces y proyectarlo hacia un nuevo nivel, donde no solo nos reconozcamos, sino donde podamos ver el nuevo camino hacia un MUNDO NUEVO, ahora sí plenamente nuestro.
ARISTIDES UREÑA RAMOS está de paso en nuestro país. Desde hoy su obra estará expuesta en las paredes de la Sucursal de la Caja de Ahorros de Paitilla, donde el público amante de buen arte puede acercarse para admirar esta importante obra. Luego, el pintor seguirá rumbo a Venezuela, donde arreglará una exposición para este año. Luego regresará en Florencia, donde trabaja en restauración y en su obra creativa. Pero los ocho años que tiene de estar alejado de su terruño ya le están pesando y piensa regresar pronto a su suelo. Esperemos que así sea, y que lo tengamos acá tal vez el proximo año, para bien de la pintura Nacional.
A continuación publicamos fragmentos de la crítica que le hiciera Alvaro Spagnesi, que resume admirablemente la serie: EL BALLET DEL CABRÓN, que estuvo realizada en los últimos años... (Continua con resumen de la presentación crítica de A. Spagnesi).


1984- Aristides considera cerrado el Ciclo EL BALLET DEL CABRÓN, ya en el 1983 sus reflexiones pictóricas se estaban encaminando hacia otros confines. Colabora con la columna periodística CLARABOYA EN EL TIEMPO, donde se cimenta en artículos referentes al ARTE UNIVERSAL. Publica en prestigiosas revistas europeas (Madrid, Berlin, Italia) ensayos críticos sobre la problemática de la Estética, los medios expresivos y sobre todo cuestiona en torno a las expresiones contemporáneas. (Daremos algunos ensayos “críticos de nuevas estéticas” más adelante).
Aristides crea una SERIE de obras que se encuentra colocada transversalmente entre estos dos Ciclos Pintóricos, la llamará “LAS PREMISAS”, ya desde el título de estas se entrevén las intenciones por las cuales fueron hechas.


Las premisas

Autor del ensayo: Alvaro Spagnesi
Florencia - Italia

Abril, 1984

PREMISAS.
"APRODO EXTASIS"
1983
34x45cm
Carta Fabbriano.
Técnica Mixta.




Todos estos datos han sido recogidos de la obra biográfica: BIOGRAFÍA NARRADA de FERREIRA/PERSIANI... continua.

Nessun commento: